Los empresarios primerizos suelen tener una idea errónea al iniciar con la administración de sus empresas, buscan inicialmente captar la mayor cantidad de clientes posibles en el mercado, pero éste suele ser una de las equivocaciones más comunes, cuando se trata de clientes lo más importante no es la cantidad, sino la calidad..